Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Importancia de la divulgación de la nutrición por profesionales en Instagram

Este Trabajo de Fin de Máster realizado por Ana María Oliveira Espinoza (Máster en Marketing Digital – Promoción 2020/2021), trata de analizar la influencia de las redes sociales en el comportamiento de compra del consumidor.

La vida y la comida son inseparables, siendo la alimentación una necesidad fisiológica básica para subsistir. Sin embargo, en cualquier sociedad la comida no tiene únicamente el rol nutricional, sino también cultural, social, lúdico, o incluso religioso, que se han ido desarrollando a lo largo de los tiempos.

Los encuentros familiares, sociales o laborales se planean alrededor de una mesa, con la excusa de comer mientras se pasa un rato agradable o se cierra un trato. Además, fortalecemos las relaciones personales y profesionales.

Las innovaciones tecnológicas nos han hecho la vida más sencilla, hacemos más cosas en menos tiempo, y eso ha incrementado nuestra ansiedad por vivir más de prisa. Ya no tenemos tiempo para casi nada, y menos para lo realmente importante como una necesidad básica, nuestra alimentación. Este ritmo de vida ha normalizado el consumo de productos ya preparados, y la industria alimentaria lo sabe.

La elección de estos productos insanos se hace por su inmediatez, su disponibilidad y por su precio. La comida rápida es de fácil acceso y disponible a todos los bolsillos. Sin embargo, como se suele decir “lo barato sale caro”, porque nos jugamos nuestra salud. Estos alimentos, a los que llamaremos ultraprocesados están compuestos de aceites vegetales refinados, azúcar, harinas refinadas, aditivos y sal, y son los responsables de muchos problemas de salud como son la diabetes tipo 2, enfermedades no transmisibles (ENT), obesidad y cáncer.

Los alimentos ultraprocesados son, según Rios (2019), preparaciones industriales comestibles elaboradas a partir de sustancias de otros alimentos, o sintéticas, con diferentes técnicas de procesamiento y cuyo consumo tiene efectos negativos para la salud.

Aunque en España se asocie el término de ultraprocesados al nutricionista Carlos Ríos, fue Carlos Monteiro quien reclasificó a los alimentos en cuatro grupos: frescos, mínimamente procesados, procesados y ultraprocesados. Monteiro es médico brasilero, profesor de Nutrición y Salud Pública en la Universidad de Sao Paulo, Brasil y Director del Centro de Estudios Epidemiológicos en Salud y Nutrición de la Universidad.

Un estudio realizado en Nueva Zelanda, afirma que ya el 80% de los productos que se venden envasados en los supermercados son ultraprocesados y que a mayor grado de procesamiento, peor es el perfil nutricional de los mismos. (Gottau, 2028). Estos alimentos aparecen en los supermercados en la década de los 70, con lo que llevan poco tiempo en la evolución humana y no estamos evolutivamente adaptados a ellos.

No solo aumenta el consumo de éstos, y los estudios que demuestran que son perjudiciales para nuestra salud, sino la preocupación por el riesgo de consumirlos, así que la industria alimentaria ha utilizado distintas técnicas de marketing para engañar al consumidor. Se ha vuelto muy habitual ver en los envases de los productos palabras como light, sin azúcar, bajo en grasas, bajo en calorías, reducido en sal, etc. La mayoría de los consumidores, que ni siquiera dan la vuelta al envoltorio, se inclinan a pensar que estos alimentos son saludables, sin serlos.

En las sociedades más avanzadas cada vez preocupa más qué se come y cómo se elabora, lo que obliga a la industria a reflejar en el etiquetado la lista de ingredientes reales. Sin embargo aún se permite disfrazar con marketing la parte frontal del producto con descripciones como “natural”, “sin azúcar añadido”, “sin aditivos”, etc.

Si la NASA tiene a los mejores ingenieros aeronáuticos del mundo, los gigantes de la industria alimentaria cuentan con los mejores ingenieros alimentarios. Uno de ellos es Howard Moskowitz, que investigó hasta descubrir el “punto de la felicidad”, que no es otro, que la combinación perfecta de azúcar, grasa y sal, llegando a una máxima percepción placentera sensorial. Nada en los ultraprocesados es casualidad, tanto el color del packaging, como el olor artificial, la textura, el sabor o el sonido al masticarlo…todo está perfectamente diseñado (Rios, 2019).

En estos tiempos, de vidas aceleradas, estrés y sedentarismo, en los que el consumidor no tiene tiempo ni paciencia, pero si pretende encontrar información rápida para cuidar de su salud, las redes sociales son la herramienta ideal para hallar lo que buscan. Todo el mundo tiene un móvil en la mano, así que para cualquier duda que se le plantee a cualquier persona, ésta encontrará la respuesta en cuestión de clicks

Ante esta situación, son muchos los profesionales en el ámbito de la nutrición que se han abierto un hueco en las redes sociales, para hacer llegar su mensaje a un público masivo. Estos dietistas-nutricionistas se han hecho escuchar en Instagram, Facebook o YouTube. Utilizan estas vías para dar una mayor visibilidad en su labor de concienciar a los usuarios de los riesgos para la salud que conlleva tomar elecciones alimentarias incorrectas. Estos expertos realizan una labor de divulgación respecto a la alimentación saludable en medios y redes sociales.

Nombre:
Ana María De Oliveira Espinoza
Tutor:
Cristina Cañamero Alvarado
Máster:
Modalidad:
Presencial
Edición:
2020/2021
Temática:
×
aaaa