Powered by Ajaxy

El comportamiento de la generación Z en Instagram y Youtube y el control parental

Para desarrollar su Trabajo Fin de Máster la alumna Ana Cristina Sánchez de la Cruz delMáster en Marketing Digital de la Promoción 2017/2018 trabajo en una investigación basada en los criterios del comportamiento del consumidor.

Las nuevas tecnologías y en especial Internet han tenido un gran impacto en la sociedad en la que vivimos y sobre todo en los jóvenes y menores de edad. Estos últimos son los más vulnerables a los peligros que las nuevas tecnologías traen consigo. Hay que tener en cuenta que estas nuevas tecnologías nos han traído gran cantidad de beneficios pero también problemas. Los peligros de Internet y de todo lo que conlleva Internet se amplifican sobre todo en los menores de edad, muchos de los cuales tienen vía libre para acceder a cualquier tipo de contenido que no sea conveniente para ellos.

Nombre:

Ana Cristina Sánchez de la Cruz

Tutor:

Cristina Cañamero Alvarado

Máster:

Máster en Marketing Digital, Comunicación y Redes Sociales

Modalidad:

Presencial

Edición:

2017/2018

Temática:

Comportamiento del consumidor 

 

Además se ha cambiado la forma en la que nos comunicamos, ha surgido la cibercomunicación. Gracias a los nuevos medios de comunicación y a las nuevas tecnologías de la información las personas hoy en día están en continuo contacto y comunicación con sus semejantes. Ya no hablamos de una comunicación interpersonal, desde hace unos años con la incursión de las redes sociales hemos visto como la comunicación es global, ya no comunicas algo a una persona si no a una plataforma social formada por muchas personas. Esto se ha visto implementado por las nuevas generaciones, como es el caso de la generación Z, la generación siguiente a los Millenials. Estas generaciones tienen muchas cosas en común pero también grandes diferencias.
Muchos de los integrantes de la generación Z son nativos digitales, no conocen como era la vida sin Internet, ni sin redes sociales, ni sin Smartphone. Estos son los protagonistas de la era en la que vivimos, son el futuro de la sociedad y desde sus padres hasta ellos han cambiado muchas cosas.
Las redes sociales también han tenido mucho que ver en este cambio tecnológico, comunicativo y generacional. Han sido las impulsoras de la cibercomunicación y debido a ellas se ha ido perdiendo lo que antes se conocía como comunicación y relación cara a cara. Por otro lado, han permitido y han creado muchas facilidades para que otras formas de comunicación y relación con nuestros semejantes sean a día de hoy tan relevantes.
Dentro de las redes sociales, veremos la importancia que tienen Instagram y Youtube, las cuales se consolidan como dos de las mayores redes sociales del momento. Además, estas redes sociales son dos de las favoritas de los menores y adolescentes que componen la Generación Z.
Como hemos dicho antes, Internet, el Smartphone y las redes sociales suponen un reto para los padres de menores de edad y adolescentes que sin un control parental adecuado pueden acabar siendo víctimas de bullying o de otros muchos fenómenos de Internet, accediendo a contenidos no recomendables para ellos, quedando totalmente expuestos gran cantidad de datos y creándose adicciones debido a estas tecnologías.
Existen diversas formas de ejercer controles parentales adecuados, empezando con una buena educación sobre el uso de las TICs desde que son pequeños hasta determinadas aplicaciones que ejercen ese control parental en los dispositivos electrónicos utilizados.

Los objetivos de este TFM fueron:

  • Conocer el comportamiento de los jóvenes pertenecientes a la generación Z en las redes sociales, especialmente en Youtube e Instagram.
  • Conocer si existe o ha existido algún control parental a la hora de utilizar el móvil, las redes sociales o en general Internet.
  • Estudiar cuáles son las nuevas formas de comunicación entre los más jóvenes.
  • Determinar el uso que la Generación Z da a las redes sociales.
  • Conocer por qué Youtube e Instagram son las dos redes sociales preferidas de los jóvenes.
  • Comprobar si los adolescentes disponen de un Smartphone a una edad más temprana de la habitual.
  • Determinar si existe un control parental a la hora de que los menores accedan a Internet y a las redes sociales.
  • Ver si los padres tienen conocimiento de lo que hacen sus hijos en redes sociales.
  • Descubrir qué peligros tienen los menores a la hora de utilizar las redes sociales.
  • Qué control parental se puede poner en marcha en estas redes sociales y en los dispositivos móviles.
  • Conocer las diferencias entre la generación Z y sus antecesores los millenals.

El comportamiento que tienen los componentes de la generación Z, la mayoría nativos digitales, es muy diferente al que tienen personas como los Millenials los cuales son inmigrantes digitales. Estas diferencias se aprecian desde que empiezan a pedir un teléfono móvil. Para mí era impensable tener un móvil a los 8 años, muchos de estos niños ven como algo normal y necesario la disponibilidad de un móvil con tan poca edad, ya sea para relacionarse con amigos o para sentirse miembros del grupo y no bichos raros. También es cierto que con el paso de los años, con la evolución y desarrollo de la tecnología, cada vez va a ser menor la edad de comienzo de utilización del Smartphone.

Las redes sociales suponen para los adolescentes una nueva forma de comunicación y sobre todo de entretenimiento, con entretenimiento entendemos no solo al divertimento, si no a la información que les llega. Como todo en la vida va cambiando, antes los niños como mis padres jugaban en el patio con la pelota o con las muñecas, sus hijos también jugaron con pelotas y barbies, pero también con consolas y móviles, sus nietos jugarán y se entretendrán con el móvil y las redes sociales.

La mayoría de personas adultas tienen una valoración negativa sobre las redes sociales. Estas personas sí que han tenido que adaptarse al progreso tecnológico. Vivieron lo que era la comunicación y relación cara a cara y ahora tienen como misión enseñar y educar a sus hijos en el buen uso de las redes y demás tecnologías de la información y de la comunicación. Siempre y cuando sabiendo ellos primero a que se enfrentan, ya que muchos desconocen los peligros que hay en Internet.

Hemos llegado a la conclusión de que para que haya un buen control parental, el progenitor no ha de prohibir ni censurar su uso. La educación en este tipo de tecnologías ha de estar basada en compartir y supervisar el uso que los menores y adolescentes hacen, estableciendo ciertas regulaciones sobre su uso. Todo esto ha de hacerse conociendo perfectamente el ambiente y el funcionamiento de las redes sociales y en general de las TICs.

Las redes sociales tienen ventajas e inconvenientes. Nos permiten estar enterados de todo lo que ocurre a tiempo real, mantener el contacto con personas que no puedes ver, suponen un medio de expresión donde poder compartir sentimientos, reflexiones y opiniones, muchas veces suponen un símbolo de pertenencia a algo. En definitiva el uso de las redes sociales se ha convertido en un factor imprescindible a la hora del proceso de socialización humano. Sin embargo, suelen tener partes negativas de las cuales se ha de estar prevenido. Pueden llegar a ser peligrosas en cuanto a temas de privacidad, el abuso, el control de los datos y la veracidad de lo que encontramos en la red. También pueden ser muy adictivas y se puede llegar a perder parte de socialización de la vida offline. Estos problemas pueden afectar de mayor manera a los menores, los cuales son mucho más sensibles y pueden afectar al desarrollo mental de estos.

A parte de la función de entretenimiento que tienen las redes sociales, muchos jóvenes utilizan estas vías como fuentes de conocimiento e información, como es el caso de Youtube. Esta plataforma es utilizada mayoritariamente para buscar vídeos musicales y videos graciosos pero también para resolver dudas académicas por medio de tutoriales.

Setup Menus in Admin Panel