Cómo enfrentarse a la búsqueda de empleo

Irene García
Irene García
Cómo enfrentarse a la búsqueda de empleo - ID Bootcamps

Para muchas personas, la búsqueda de empleo supone un gran misterio. Tienen su CV, sus perfiles en los portales de empleo y se dedican a aplicar a ofertas “como locos” o, al menos, sin método o estructura consciente.  

Esto unas veces tiene resultado y otras veces no, y cuando se les pregunta qué creen que han hecho bien para conseguir el empleo o en qué creen que han fallado, realmente no saben qué contestar y lo achacan a la suerte. Pero, no pueden estar más alejados de la realidad: la búsqueda de empleo no depende de la suerte, depende de la constancia, la paciencia, el esfuerzo, la tolerancia a la frustración y sobre todo de un autoconocimiento profundo.  

El sector IT tiene poco paro y una gran demanda de profesionales, puedes ver una pequeña muestra de estas ofertas en nuestra página de empleo donde publicamos ofertas de los portales de ticjob.es y tecnoempleo.com. Sin embargo, como también hay mucha competencia y, si no nos organizamos bien, se puede complicar el encontrar un proyecto que encaje con nosotros. Sobre todo, si somos juniors y estamos buscando nuestra primera oportunidad, que normalmente es la que más cuesta.  

En este artículo voy a dar varias claves que considero importantes para no perder el norte cuando estemos inmersos en esa búsqueda de empleo IT. Lo enfocaremos al sector IT, del cual ya contamos las ventajas que ofrece el sector tecnológico.

Pasos para hacer que mi búsqueda de empleo sea efectiva 

Cada cual debe encontrar el camino que más se adapte a su persona, pero, aquí van algunos puntos que pueden ayudar en el proceso de búsqueda activa de empleo, y que, muy probablemente, aumenten tu empleabilidad. ¡Empezamos!

Organízate bien

Cuando estamos en búsqueda de empleo se pueden dar dos situaciones, que lo hagamos mientras estamos trabajando o que estemos en paro. En cualquiera de los dos casos es necesario que nos hagamos un calendario y, en base al tiempo que tenemos disponible, dedicar un tiempo todos los días a la búsqueda de empleo. 

  • Si estamos trabajando. No debemos usar las horas laborales para realizar búsquedas o entrevistas. Con el teletrabajo puede costar más entender por qué es importante no hacer esto, pero al final hay que tener en cuenta que no es una actitud profesional y la empresa que nos llama sabe que estamos trabajando en ese momento. No es una buena primera impresión para ellos. Sí que puedes usar tus descansos o tu hora de comida. Tu tiempo de búsqueda estará más limitado, pero muy a menudo nos dicen que es más fácil encontrar trabajo cuando estamos trabajando. 
  • Si estamos parados. Aunque el tiempo es abundante, también tenemos que plantearnos muy bien cómo nos vamos a organizar. Lo ideal es que dediquemos mínimo 1 hora al día a buscar ofertas y contactar con personas del sector que puedan ser interesantes para la búsqueda. Ante la duda, las personas de recursos humanos y las que tengan un rol similar al tuyo serán una buena opción. Cuando estamos sin trabajo también debemos dedicar parte del tiempo a formarnos, así, cuando nos hagan la temida pregunta de qué hemos estado haciendo durante todo este tiempo, podremos enumerar los cursos y las habilidades que hemos adquirido.  

Crea un plan con objetivos a corto, medio y largo plazo 

Es importante que nos podamos plantear pequeñas metas que podamos ir cumpliendo cada cierto tiempo y que dependan solo de nosotros. Algunos ejemplos: 

  • A corto plazo. Realizar un buen currículum, con un buen diseño y completar nuestro perfil en los portales de empleo más usados como LinkedIn, Infojobs, Manfred… Y, por supuesto, aplicar a ofertas. 
  • A medio plazo.  Revisar las skills de las ofertas y asegurarme que cumplo con todo y, si no es así, formarme en aquellas que no tengo. Conectar con personas de las empresas a las que estoy aplicando. Hacer una búsqueda proactiva de empresas del sector que pueden interesarme. Aumentar el número de contactos, por ejemplo, “cada mes tengo que aumentar 150 contactos en LinkedIn”. 
  • A largo plazo. Uno de los más claros: conseguir trabajo.  Pero, ¿qué pasa si nos marcamos una fecha límite y no lo hemos conseguido? Podemos volver a replantearnos muchas cosas llegados a este punto. Por ejemplo, ampliar la búsqueda a diferentes ubicaciones. Si estaba pensando en buscar trabajo solo en Madrid, quizá sea el momento de valorar otras ciudades. Pero, como no todos podemos permitirnos esa movilidad geográfica, lo ideal es hacer en este punto un pequeño reciclaje. Se supone que hemos ido apuntando las skills que nos faltan y haciendo cursos de formación, quizá no sea suficiente y tenemos que apuntarnos a un bootcamp o máster que nos introduzca de nuevo al sector o realizar proyectos propios para ampliar porfolio. 

Prepara un análisis DAFO 

Es importante que sepamos como está el sector y en qué lugar nos encontramos dentro de él. Un DAFO consiste en analizar nuestras Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Con este ejercicio podemos sacar nuestros puntos fuertes, pero también los débiles.  

Prepara tu CV 

Que no nos engañen, aunque mucha gente quiera dejar de usarlos o te digan que no tienen importancia, sigue siendo la puerta de entrada a las empresas. Y lo más seguro es que sea lo primero que lean de ti. Lo ideal es que primero nos preparemos un documento extenso y en él escribamos todo lo que hemos hecho a lo largo de los años, especificando funciones y resultados. Después tenemos que pensar a qué rol optamos y después, seleccionemos aquella información que nos acerca a nuestro objetivo principal. Un consejo, recuerda poner las palabras claves en negrita y evita poner demasiada información personal.  

Una vez tengamos el currículum, tenemos que aprender a contar nuestra historia, usándolo a modo de guion. Esto es lo que se conoce como “storytelling” y es una práctica que te va a ayudar mucho en las entrevistas. Lo mejor es hacerlo siguiendo un orden, dando la información clara y poniendo cada tarea, éxito o fracaso en contexto para que nuestro interlocutor, cuando llegue el momento, empatice con nuestra historia y le resulte fácil de seguir. Importante: no podemos dudar sobre nuestra propia historia.  

Completa tu perfil en los portales de empleo 

Existen muchos portales de empleo en Internet, así que lo primero que tenemos que hacer es elegir bien cuáles son los que más nos interesan para nuestra búsqueda. El siguiente listado está formado por algunos de los portales de empleo más usados en el sector IT: 

Ten al día tu Github o portfolio 

En el sector IT, si eres programador, querrán ver tu código y tus proyectos. Github es una herramienta clave para demostrar de lo que eres capaz de hacer y que te pedirán casi seguro en toda entrevista para un puesto TIC. 

El portfolio está más enfocado a diseñadores o programadores front-end. Aquí los entrevistadores querrán ver tu línea creativa, además de la técnica. 

Igual que con el CV, lo ideal es que crees un storytelling a su alrededor y seas capaz de explicar con detalle qué es lo que aprendiste de cada proyecto, por qué lo hiciste de una manera y no de otra… En enlace a tu Github o portfolio debería aparecer tanto en tu CV como en tus perfiles de los portales de empleo.

Practica las pruebas técnicas y challenges

En muchos procesos de selección para puestos IT piden pruebas técnicas para comprobar de primera mano tus habilidades. Lo más seguro es que cada empresa tenga una propia, pero en internet puedes encontrar variedad de pruebas para practicar e incluso si buscas lo suficiente en foros, podrás encontrar la prueba de la empresa a la que estás postulando.  

Si tienes el carné de conducir entenderás la importancia de repetir este tipo de pruebas, igual que se hacía con el teórico. Cuanta más práctica tengas con más tranquilidad llegarás a la prueba y más posibilidades tendrás de superarla con éxito. 

Los challenges son muy habituales también en el sector IT. Muchas empresas los lanzan para captar nuevo talento, puedes participar siempre que quieras y, además de practicar, te pueden abrir la puerta del mercado laboral. 

Prepara las ofertas de empleo 

No tengas miedo de aplicar a una oferta para la que te faltan requisitos. En este sector es casi imposible cumplirlos todos. Los departamentos publican las ofertas casi como una carta a los reyes magos, con la esperanza de encontrar el candidato ideal. El problema es que ese candidato no suele existir en el mercado y, si existe, no todas las empresas están dispuestas a pagar lo que valen. Por lo que debes aprender a entender cuáles serán los requisitos indispensables y cuáles no. Y ante la duda, postúlate, ya que habrá personas encargadas de validar a los candidatos que podrán descartarte si tu perfil realmente no encaja.  

Este punto es mucho más importante de lo que parece. Me encuentro a menudo situaciones en las que candidatos completamente válidos no han aplicado a ofertas de empleo por no cumplir un único requisito. Piensa que, además, a veces las empresas utilizan y reciclan los candidatos de las ofertas para otras ofertas similares. Es importante asegurarnos que nos tienen en la base de datos. 

Registra tu actividad 

Llegará un momento en el que hayas aplicado a tantas ofertas que no sepas ni de dónde te llaman. No te preocupes, es normal; pero debes intentar llevar un control, sobre todo en aquellas que hayas hecho entrevista. Puedes utilizar una hoja de Excel o herramientas de gestión de proyectos como Notion, Asana, Trello…. Además, tendrás la oportunidad de apuntar en cada una de ella las impresiones que tuviste y, si más adelante tienes que elegir entre varias, podrás acudir a ese registro para comparar.  

Prepara las entrevistas

Toda empresa te hará mínimo una entrevista a lo largo del proceso de selección. Presencial u online, te damos algunos consejos: 

  • Lo primero que tienes que hacer en una entrevista es ser tú mismo/a. No quieres entrar en una empresa en la que no te acepten tal y como eres.  
  • Es bastante obvio, pero nunca debemos llegar tarde, ante la duda llega siempre antes y espera fuera antes de entrar. Lo ideal es que llames a la puerta a la hora que teníais fijada. 
  • Si queremos aprovecharnos un poquito de la psicología del color, podemos vestirnos con colores claros, transmitiremos más calma y serenidad. 
  • Comunica bien, habla lento, no tengas prisa por acabar rápido tu entrevista.  
  • Siempre que puedas pide agua o, si la entrevista es en remoto, ten preparado un vaso.   
  • No hagas la entrevista sin habértela preparado antes, busca información de la empresa, sobre los empleados… Practica lo que vas a contar sobre ti y sobre tu experiencia, y ten preparadas algunas preguntas para hacer al entrevistador, como por ejemplo… “¿Planteáis formación interna para vuestros empleados?”, “¿Cuál ha sido el mejor cliente/proyecto que habléis tenido?”, “¿Cuántas personas hay en el equipo?”. 
  • Debes tener clara tu expectativa salarial, al menos el mínimo por el que estás dispuesto a trabajar. En algún momento del proceso esa pregunta saldrá y puede ser uno de los principales motivos de descarte. Procura decir siempre una banda salarial (ni muy amplia ni muy estrecha) y nunca te cierres a una negociación. Un ejemplo: “Actualmente me encuentro valorando proyectos entre los 24 y los 28k dependiendo de las funciones y responsabilidades que vayan atribuidas al puesto.” 
  • Pide feedback. Es una de las cosas que más les cuesta a los candidatos. Si has hecho una entrevista, siempre puedes pedir feedback al entrevistador. Lo ideal es que ellos tomen la iniciativa y te lo den, tanto si eres seleccionado como si no. Pero a veces, los procesos van mucho más lentos de lo que se espera y se puede complicar el ir informando a todo el mundo. Por ello, no dudes en escribir una vez a la semana o cada 15 días de una manera educada y amigable para pedir feedback sobre el proceso. Te pongo un ejemplo sencillo: 

Hola,  

¿Qué tal? Soy Irene García y estoy en proceso con vosotros para el puesto X. Espero que estés pasando una buena semana, te escribía para preguntarte acerca del proceso de selección y si habéis tenido oportunidad de hacer avances.  

Muchas gracias 

Haz Networking 

Procura aumentar tu red de contactos, acudir a eventos, informarte de foros y personas a las que seguir. Esto te mantendrá actualizado de las últimas novedades del sector. Es importante también que interactúes con ellos y que no dudes en escribirles directamente postulándote de manera proactiva a su equipo.  

Aunque existen muchas formas de hacer networking, LinkedIn se ha convertido en la red por excelencia. Sigue a las empresas que te interesen y a los profesionales de recursos humanos que trabajen en ellas, así, siempre que la empresa publique ofertas de empleo serás de los primeros en enterarte. 

Cuida tu salud mental

Todo lo que hemos visto hasta ahora son mis consejos básicos a la hora de buscar trabajo en el sector IT. Ahora, me gustaría señalar otros aspectos que considero imprescindibles para que, a la hora de buscar empleo, no nos desesperemos. Además, también serán aptitudes totalmente válidas a la hora de hablar de nosotros mismos en las entrevistas.  

  • Constancia. Debemos estar en búsqueda constante, no podemos permitirnos buscar un día sí y otro no. No sabemos cuándo una empresa publicará la oferta de nuestras vidas. Además, con la búsqueda de empleo ocurre que el trabajo que se hace durante un mes, tiene su recompensa al mes siguiente, por lo que es necesario estar todos los días en activo. 
  • Paciencia. No podemos pretender encontrar resultados inmediatos, lo habitual es que tardemos un tiempo conseguirlo. Por ello, no debemos frustrarnos, ya que esa frustración se verá reflejada en las entrevistas y nos alejará del objetivo.  
  • Esfuerzo. Como todas las cosas buenas en la vida, sin esfuerzo no hay recompensa. Tenemos que currarnos un gran currículum y portfolio y completar al máximo nuestros perfiles en nuestros portales de empleo.  
  • Tolerancia a la frustración. Debemos evitar frases como “nunca me llaman”, “me descartan muy rápido”, “con mi edad no lo voy a conseguir”, “no tengo experiencia”. Y poner todas nuestras energías en el plan de búsqueda de trabajo que nos hemos establecido en un inicio. Debemos intentar aislar nuestras creencias negativas para no hundirnos y centrarnos en lo positivo. Es más fácil escribirlo que hacerlo, pero es un esfuerzo necesario si queremos salir de esa espiral.  

Espero que este artículo sirva para hacer más llevadera esa búsqueda. Estoy segura de que el trabajo bien hecho al final obtiene recompensa. 

Si estás estancado profesionalmente, o simplemente quieres evolucionar, los bootcamps son formaciones intensivas que te permiten formarte y cualificarte para entrar en el sector IT en un tiempo récord. Además, te acompañamos durante todo el proceso, desde que decides cursar un bootcamp hasta que encuentras trabajo a través de nuestro programa de asesoramiento laboral.

Puedes consultarnos todas tus dudas tanto sobre la formación como sobre tu carrera poniéndote en contacto con nuestra Asesora Académica, Vanessa Márquez: vanessa@idbootcamps.com, +34 673 903 000, WhatsApp.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin